BELGRANO, fundador de diarios y Periodista

Manuel Belgrano reunió muchas facetas. No solo fue el creador y quien hizo jurar por primera vez la bandera nacional en Rosario, no solo integró como secretario la Primera Junta de 1810, no solo se fue abogado, político y conductor militar -en el Ejército de Paraguay y del Norte-, también llegó como intelectual a ser columna vertebral del proyecto de Ilustración y Progreso (creó las escuelas de Matemática, Dibujo y la Academia Naval) que cautivó a los hombres de Mayo como entre otros a su primo Juan José Castelli, a Mariano Moreno e Hipólito Vieytes.

Convencido del poder de la palabra escrita como fuente de instrucción, Belgrano -todavía en la época del Virreinato- fue uno de los impulsores y columnista del diario “Telégrafo Mercantil…”, -dirigido por Francisco Cabello– centrado en los aspectos económicos de esos tiempos, impulsor del libre comercio frente al monopolio que imponía España en las colonias.

El prócer que falleció un día como hoy (20 de junio) en 1820 en plena anarquía del incipiente país, se formó es la escuela fisiócrata -con exponentes como Quesnay en Francia o Jovellanos en España- que ponderaba el valor del campo en la economía.

Telégrafo Mercantil básicamente informaba de las principales transacciones comerciales y las reglamentaciones, además de divulgar doctrinas.

Ya en la época patria, Belgrano fundó y fue redactor principal de Correo de Comercio, periódico que atravesó la Revolución del 10 (se publicó hasta finales del año siguiente) destinado a difundir información económica, pero asimismo de arte, ciencia, y cultura en general.

En Correo de Comercio, Belgrano describió a la agricultura de mejor medio para “acrecer los capitales” y se refirió al “manantial inagotable de la industria” También fue un innovador en resaltar la importancia mayor de censos y estadísticas como instrumentos centrales para promover políticas destinadas a la industria, así como para proteger el comercio

Miguel Salas Aguilar reprodujo en el periódico La Patria la motivación de Correo de Comercio -anunciada en el número inicial de Correo de Comercio- consistente en generar “un nuevo medio para las masas de las Provincias del Río de la Plata, ante “la verguenza de que la gran Capital de la América Meridional, digna hoy de todas las atenciones del mundo civilizado, no tuviese un periódico en que auténticamente se diese cuenta de los hechos que la harán eternamente memorable, é igualmente sirviese de ilustración en unos países donde la escasez de libros no proporciona el adelantamiento de las ideas en beneficio del particular y general de sus habitadores (sic)”.

Continuaba Belgrano sosteniendo”…ningún provecho han traído á la causa pública (las políticas aplicadas hasta entonces) y ni uno solo destinado para fomentar la agricultura, industria y comercio de estas Provincias de la España Americana capaces por sí solas de sostener á las de la España Europea…”

Los nombres de ambos diarios, expresaban la convicción de Belgrano de entender al comercio como instrumento de civilización.

Es decir, le dio encarnadura al proyecto convocante que constituyó la Argentina, y al igual que Moreno, aunque desde una perspectiva menos militante comprendió el papel esencial de la prensa en una República y al que especialmente está dedicado el meollo de este artículo en Acreditado, medio -entre otras cosas- especializado en medios.

La revista Saberes y Sabores destaca que en ese N 1 de Correo de Comercio se ofrecía azúcar importada de la Habana y de Río de Janeiro (la primera resultaba un poco más cara que la segunda). También se anunciaba la venta de doce botellas de cerveza, a un precio aproximado de seis pesos actuales ; y que el 12 de mayo de 1810 el bergantín Santa Ana del Sacramento, descarga en el puerto mil cocos, tres negros y dos mil rajas de leña (este último texto denota que lamentablemente no se había puesto fin al comercio de esclavos)

El medio kilogramo de pimienta se cotizaba en diez pesos, y una pipa de vino Carlón oscilaba entre cien y ciento quince pesos, para comprar una pipa de vinagre había que pagar unos cincuenta pesos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .