Ser padre como asignatura pendiente

Prosiguiendo con la sección de lecturas para esta cuarentena, en esta oportunidad “le entramos” a una novela romántica de los 90. Un periodista deportivo cuarentón concurre a ver a su padre internado y siente que es el momento de su vida para tener un hijo. El tema es que viaja mucho y no le resulta fácil encontrar una mujer que lo acompañe en ese camino.

El periodista deportivo del Chicago Sun Times Charly Feldman, soltero, 44 años, quiere ansiosamente ser padre.
Le confiesa ese deseo a una amiga, Lacy Gazzar, que trabaja en la sección Consejo de Lectores del mismo diario, quien le propone publicar un mensaje en busca de una pareja que quiera acompañarlo en el camino.
Entonces él arma el borrador de una carta a la cual ella va sugiriendo cambios de acuerdo a lo que cree más atrapante para una mujer, y ambos entran en diálogos no exentos de humor como cuando ella le propone cambiar la presentación del texto”Hombre decente…”, por “atractivo” para tener más gancho con una dama.

Los dos se gustan, comparten varios momentos juntos (van a almorzar comida italiana, a ver a los Bulls), pero Lacy tiene una hija a punto de ingresar a la universidad, y no quiere saber nada con volver a ser madre. El por su profesión -cubrió torneos de hockey y ahora de béisbol- viaja muy seguido por el interior de Norteamérica lo cual le complica las relaciones de pareja.

La narradora Judy Markey (columnista en al “vida real” del mencionado periódico de Chicago) va alternando en primera persona a ambos protagonistas. Cuando le da voz al hombre se nota la perspectiva que tiene una mujer sobre el varón, y cuando se expresa como mujer expone sus experiencias como periodista y madre.

Hay observaciones interesantes como que no solo la mujer tiene un “reloj biológico”, sino que es algo que también le pasa a los hombres; o acerca del preconcepto que las mujeres suelen tener sobre un hombre que supera las cuatro décadas sin haberse casado; o que un varón con un hijo es más atrayente que un hombre solo.

En la novela se deslizan detalles curiosos sobre diferentes costumbres de los sexos. Algunos son estos:

– En salidas grupales los hombres suelen ir solos al baño, las mujeres de a dos (seguramente para chusmear sobre los tipos). – El hombre puede sentir la cercanía hablando poco, la mujer necesita hablar para sentir la cercanía… y suele tener la última palabra.
– Al hombre le suele quedar una pelusa en el ombligo cuando usa camiseta.
– Las mujeres se lavan los dientes y la cara antes de dormir, el hombre solo los dientes.
– Los padres suelen jugar (por ejemplo en la playa) tirando a los chicos al aire, las mujeres los aprietan contra sus pechos (¿debe ser porque los padres quieren dar sensación de libertad y las madres de seguridad?, se preguntaba la autora a través de uno de los protagonistas).

Uno de los cantantes que escuchan los protagonistas de la novela

Las vueltas de la vida

Charly está cerca de encontrar a la mujer apropiada para ser la madre de su hijo, cuando conoce a una colega periodista y productora de una canal de televisión, pero que tiene la “manía” de armarle la vida a él, elegirle hasta los regalos, imponer sus gustos y personalidad.

El sigue enamorado de Lacy, el vínculo corre por los carriles de la amistad hasta que ocurre lo “inevitable” cuando acampan y terminan intimando.

Lacy queda embarazada… casi seguro que de él, pero existe una mínima duda y ella está decidida a que no quiere volver a ser mamá, mientras él insiste en ser papá a toda costa.

Aunque liviana, la novela no deja ser entretenida y presenta algunos dilemas que no son nada superficiales.

Hablando en primera persona, compré el libro en los días en que mi hijo Matías llegaba al mundo; me atrapaba la historia, pero por eso de que uno va haciendo otras cosas…en fin, en estos días lo termine. Les dejo la propuesta para lectores de cualquier edad, especialmente quien espere la cigueña, o esté pensando en encargarle algo.

Eagles, el mítico conjunto californiano, también aparece mencionado en esta historia de los 90
Con mi hijo en brazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .